martes, 4 de octubre de 2016

"Escribo por secuencias fónicas" (poemas de Roger Santiváñez, de Piura a Filadelfia)

Roger Santiváñez (Piura, Peú, 1956. En USA desde 2001)
Roger Santiváñez nació en Piura, costa norte del Perú. Estudió poesía con Antonio Cisneros y Marco Martos en la universidad Nacional Mayor de San Marcos en Lima. Discípulo de Pablo Guevara y Rodolfo Hinostroza. En 2006 publicó su recopilación Dolores Morales de Santivánez (1975-2005). Posteriormente ha publicado Amastris (2007), Labranda (2008), Amaranth (2010), Roberts Pool Crepúsculos (2011), Virtú (2013), Sylva (2014) y el libro-objeto New Port (2015). Todos estos libros han salido juntos en un solo volumen bajo el título Sagrado. Poesía reunida (2004-2016) publicado por Editorial PEISA de Lima. También es autor de la nouvelle Santísima Trinidad (2015). Santiváñez participó en los grupos poéticos La Sagrada Familia (1977) y Hora Zero (1981) y fundó el "estado de revuelta poética" denominado Movimiento Kloaka (1982-1986). Obtuvo un Ph.D. en poesía latinoamericana por Temple University, Filadelfia, donde trabaja como profesor de español.

***


VALMAR
                                fresca rosa novella
                                                            -Guido-

1
Por las frondas azafrán corrió el
Venado más triste destas landas

No tenía barbas ni era estrecho
Su corazón manzana acaecida

Dorado ósculo perdido en llanuras
Calvas cavilaban sus sentires

Instrumentos de un campo soñado
No llegaba música sino oída crema

& pálpito que se enredaba con
Las flores de un afán traficante

Frontera rebuscó caninas dichas
Pasajeras de ómnibus interprovincial

Humedades desapercibidas marinas eras

2
En el chapoteo furioso de la marea
Ingrávida gaviota surca lo más sur

Manzanas arenosas sonríen en la
Boca desa niña amada rutilante sol

Al mediodía lejos del postigo donde
Un viento raro bate la puerta solitaria

Especie de beso que se pierde voluta
De aire asciende suave savia azul

Oleaje espumante de estío amante
Cuyo oscuro atardecer murió de amor

La isla de todos modos dorada
Alcanzaba el océano de guitarras

Ensortijadas aguas diurnas revueltas


TRISAGIO

Viejo empedrado rompido por Blanquillo
Canto por la iguana recordada on la arena
Azul música del aire se quema carbón
O subido promontorio tocado por Wayama

Silencio súbito en las tardes del adobe
Ya que lagrimales volvieron sueños solos
& el asombro colmó la calma desolada
Aun  el terciopelo de los besos solitarios

Indices marcaban marcabriana parentela
Mas en la tutela del amor cristalino 
Brillo marino se escondió en la tibieza
Que en tu pieza anida la morada

           De ti misma enamorada


RIVOLTI  AL  MONTE

                               la luce in terra dal mio destro canto
                                                                                        -Aligheri-

1.
Azulina voz consume consomé tiznado
Dulces maniobras corolas del manubrio
Vista nube enferma por ocasos vanos      
Con rayos rayados pasea triste urbana

Patricias niñas besaron amarillo patito
En despedida pubertad árboles venideros
Calor acorazonado sabor de un chup final
Escrito en los pétalos bañistas llorados

Ultimo aguacero temporal sobre tu blusa
Blues susurrante enardecido vestíbulos
Ofreciendo vuelos volados hacia cielos

Donde entregas las fanegas hechas luz
Luciola amante en el fragante fino piano
Lontano ya se fue corriendo sol piurano

2.
Fue un deseo de rosas desbordándose
En mares retirados diariamente hacia
La isla & el estero vacío onde jugamos

Núbiles muchachas se voltean a
Mirarse en el espejo huidobriano & en
El barro de su tarro hicieron flor

En~canto de durazno en pluma
Los flamencos fijados en el écran
Del cielo rosado & celeste al fondo

Alfombrado zénit que no puedo tocar
En el hueco más desértico ardiendo
Atrás por horizontes perdidos sechuras

                    Transparentes


3.
Oscuridad asombra luces quietas
Alcanza inalcanzable sound divino
Brotada lejos de un amanecer añil

Volvió la primavera con su ocaso
Piel desnuda igual al vacío de
Una forma amada ya en el cielo

Aires avanzados donde planean
Los plateados peces en la nada
De su río seducido por la orilla

Hay música en los apus arbolados
Que ya no escucharán sus propios himnos
Pero la dulce inmensidad será su viento

Tentando adivinar las figuras privadas
Esquivo rozamiento de silueta femenina
Orna alusión cifrada tu boca deliciosa

Porque reserva la brisa su saber marino
Así se inclina la clínica ritual & calma
Tundra del hastío filtrado en cada

                  Corazón latido

[De Amaranth precedido de Amastris. Ediciones Amargord. Madrid 2010]

SATURNAL
Cintura resolana de la tarde
Acostada alcoba cuya espuma
Se eleva solitarios  senos con

Vertidos a las olas la luz solar
Vessica piscis devorada por
Arrecha luna dominio mareado

& en el rumbo perlado del orfebre
Musiquilla que riza una sola risa
Cree oscuro su diamantino fulgor

Nylon & encaje frutos del deseo
Recupera demente su ración parada
Iza cornucopia ilustra mi cuaderna

Vía acecha el fagot la flama azul
Nacida en los estanques repletos de
Flores dispersas acaban muertas

Como siempre ansiosa baila mora
Por las tardes donde canta el petirrojo
Un sentimiento se afana en desquiciar

Paisajes abrumados por estrellas de mar
Resplandecen ciervos heridos en las leves
Audacias deprimidas sin la nimia pausa

Que la voz necesita cocida al corazón
Helado en el urdimbre que en el mimbre
Bruñido semeja pubis ajenos a los rayos

Que del cielo se abren escasos
Cirrus abrigados por el sol de invierno
Aislado en el arrayán de su hornacina

Inasible mediodía publica a su manera
Los ancestros del poema & el sosegado
Sonambulismo de los humos exquisitos

Blanden las blandas blondies al contagio
De infinito aroma niquelado por los nardos
Recogidos a la luz de los aros de Satuco

[Del libro en proceso de composición Balara ]

PS: La cita del título de la entrada pertenece a una entrevista que le realizara  Bethoven Medina Sánchez en 2011 para Librosperuanos.com.