viernes, 17 de mayo de 2013

Cambia, todo cambia (la vida, el universo, todo lo demás y este blog)


Desde 2008 (año de la expolosión de la blogósfera nac & pop), este blog me hizo parte de un colectivo (el de los blogueros filo-K). Hace un tiempito, y conforme los años viviendo afuera se acumulaban, necesité algo más vinculado con mi experiencia cotidiana, y dentro de ese grupo me puse a buscar a los blogueros expatriados (ver blogroll correspondiente). Somos pocos. Y, aún más cerca en el tiempo, se me fueron acabando las ideas para postear sobre política, y la sensación de que alguno de los compañeros del /de los blogroll(s) había escrito algo que yo había pensado pero mejor se me fue haciendo un sólido déjà vu.

¿Y entonces? ¿Dejo el blog? No. Lo transformo, siempre dentro de la óptica de vincularlo con un colectivo que me represente, y que esta vez no tiene que ver con la política, sino con la poesía (con otro nombre,en otros lados, mi escritura se va para ese lado). Pero con la poesía escrita desde una perspectiva particular: en otro país.

Cuando uno escribe, sea lo que sea, siempre termina formando parte, de manera más o menos informal, de un grupo de amigos o conocidos que también lo hace. Viviendo afuera eso se hace difícil, y ahí es donde este mundo hiperconectado viene al rescate.

¿Y de qué va ir el blog ahora, en ese caso? De poesías de escritores hispanohablantes (argentinos pero no sólo) vivos, haciendo lo suyo desde otro país que el que los vio nacer. Un poema de un autor diferente por post, y un comentario.

¿Por qué podría eventualmente interesarle usted, sufrido lector, que me ha venido acompañando desde hace tiempo y experimentado los diferentes cambios de este blog? Me temo que eso sólo puede responderlo con certeza usted. Pero si ya se ha encariñado con mi forma de escribir, si le atrae la nueva propuesta o si le da curiosidad ver cómo se declina una identidad (qué, según Borges, siempre es o una fatalidad o una impostura) que discurre en otras coordenadas geográficas y culturales que las que la vieron formarse, encantado de que me siga acompañando en este viaje. O de que se sume. Los bondis virtuales,afortunadamente, no tienen límite de pasajeros sentados. Pase que hay lugar.

2 comentarios:

elsudacarenegau dijo...

Agarre pal lau que lo haga feliz. Yo seguiré leyéndolo. Lo descubrí en su etapa de transición, así que mi percepción de su blog es que cambia hasta de nombre periódicamente :)
Bienvenida la poesía, y lo que le pinte, mientras no lo escriba en neerlandés

Comandante Cansado dijo...

Jaaaa. Tiene razón. Uno está cooptado por las concepciones occidentales y ve a la identidad como una cosa más o menos fija, pero todo está siempre en el ojo del que mira o en el lugar en el que se para mirar. Maar geen probleem, ik kan niet te veel in het Nederlands schrijven :).