viernes, 25 de octubre de 2013

Escribiendo desde ningún lado... y convirtiéndolo en un lugar (virtual)

Sancho en la Ínsula Barataria (que es ningún lado, como todo lugar imaginario)
Porque parecería que no hubiera poetas expatriados, sino poetas argentinos, chilenos, cubanos, venezolanos, que tienen como un dato en la biografía vivir en otro lado.

Y no: la poesía es lengua, se alimenta de lengua (y de habla), y entonces si la lengua que nos rodea no es importante la poesía no es más que una contradicción en sus términos. 
Y no, porque si el contexto de producción no importa entonces nada importa, entonces la poesía es una entelequia. Y no: la poesía es algo concreto, escrita en un contexto concreto.

Y un poeta (poner aquí nacionalidad) expatriado no es más (poner aquí nacionalidad) que expatriado. Ambas cosas, la lengua (y la manera de hablar) en la que creció y la lengua (y laS maneraS de hablar) en las que evoluciona hoy informan y nutren su poesía. 

La poesía no está en la cabeza del poeta: está en (y es) lo que escribe. Y se escribe en un lugar concreto, rodeado de gente concreta que habla una lengua concreta. Y si eso no es importante entonces la poesía es una abstracción. Y no.


Para quién: poetas que escriban en castellano en países de otras lenguas (y para quienes se interesen por su producción).

Para qué: intercambiar información sobre publicaciones, eventos, festivales.

Para qué no: postear poemas (sí vínculos a publicaciones en línea). 

2 comentarios:

sudakia dijo...

Veo que también parte a su Sudakia con las valijas cargadas de palabras. Parece un equipaje liviano...no se crea. Hay palabras livianitas...como "alma", "día", "patria"y otras pesadísimas como "nación", "silencio". (Encima algunas se camouflan de livianas y se tornan pesadas, como el caso de día)
Mi aversión al Feisbuc me deja abajo, pero igual le deseo un buen viaje, que si es acompañado, tanto mejor.

Comandante Cansado dijo...

Me encantó el análisis de la liviandad y pesadez de las palabras.